XI’AN (CHINA): Todo bajo el cielo (Matilde Asensi)

Esta vez he escogido un lugar de China donde se produjo uno de los descubrimientos arqueológicos más grandes de la historia, pero que solamente es la punta del iceberg de lo que queda por desvelar. Me refiero a Xi’an y al fabuloso hallazgo de los Guerreros de Terracota.  He escogido como ambientación para este lugar la novela Todo bajo el cielo de Matilde Asensi.

 

XI'AN. CHINA. TODO BAJO EL CIELO. MATILDE ASENSI

 

TITULO: Todo bajo el cielo

AUTORA: Matilde Asensi

EDITORIAL: Planeta

ISBN: 9788408068099

Nº DE PÁGINAS: 464.

Elvira, la protagonista, es una pintora que vive en París a principios del sigo XX. Al comunicarle la muerte de su marido en extrañas circunstancias, viaja hasta Shanghai acompañada de su sobrina Fernanda, de la que acaba de hacerse cargo por quedarse huérfana en España. Al llegar allí comprueba que su marido estaba arruinado y que debe asumir sus cuantiosas deudas. También descubre que fue asesinado por la mafia china, que buscaba una caja de su propiedad que contiene la clave para encontrar el Mausoleo del Primer Emperador de China, Qin Shi Huang, y el gran tesoro enterrado con él. Elvira iniciará un viaje para recuperar ese tesoro y contará con la ayuda del anticuario Lao Jiang y su sabiduría oriental.

El Primer Emperador fue el unificador de China a la que llamó “Todo bajo el cielo” (de ahí el título de la novela). Además unificó la escritura china y construyó la Gran Muralla. Debía ser un megalómano, porque hizo construir un inmenso mausoleo para albergar su tumba,  en el que al parecer recrea una ciudad china, el cielo y el subsuelo.

El motivo de haber escogido esta novela es que la autora se ha documentado bastante y describe con gran lujo de detalles el contenido del Mausoleo del Primer Emperador, aunque se trata de meras especulaciones basadas en documentos antiguos, ya que la tumba está todavía sin excavar, a pesar de que se conoce su enclave. Sin embargo, el libro sirve para hacernos una idea de lo increíbles que serán los descubrimientos que se hagan en su interior una vez que se abra. Si sólo se ha excavado una ínfima parte y  el mundo entero se maravilló y asombró con el ejército de terracota, quedan todavía muchas sorpresas por desvelar.

La novela, sin embargo, me ha gustado menos que otras de Matilde Asensi como El último Catón o Iacobus, Los personajes me han parecido un poco básicos y estereotipados y no hay apenas análisis psicológico de los mismos. Se trata de la típica novela de aventuras, un poco al estilo de las películas de Indiana Jones, en la que se narra un fantástico viaje desde Shanghai a Xi’an, adivinando difíciles pistas y enigmas para poder superar duras pruebas. La parte que me ha parecido mejor es la de la estancia de los protagonistas en un monasterio budista, donde tienen que superar una serie de pruebas para poder proseguir su viaje.

Como aspecto positivo, se describen muchas nociones básicas de la cultura y las tradiciones chinas, que nos hacen conocer, comprender y apreciar mejor al pueblo chino: el taichi, el taoísmo, el i-ching y sus ideogramas, el feng shui, la sabiduría de los monjes en sus monasterios, las artes marciales, …

XI’AN

Así como Guilin destaca por la belleza de su paisaje y Shanghai por la modernidad, Xi’an simboliza la tradición y la antigüedad.

Xi’an es la capital de la provincia de Shaanxi. La ciudad es mundialmente conocida, porque a unos 30 kilómetros se encuentra el Mausoleo de Qin Shi Huang, primer emperador de la China unificada, perteneciente a la Dinastía Qin, en el se descubrió el famoso Ejército de Guerreros de Terracota.

Según las fuentes antiguas, parece ser que la construcción del mausoleo duró 38 años. Se cree que su edificación contó con la participación de más de 700.000 obreros, que fueron sacrificados al terminar las obras, junto con las concubinas del emperador. Tras la muerte del primer emperador, el mausoleo permaneció olvidado y enterrado 2.000 años.

Como he explicado antes, la mayor parte del Mausoleo está todavía sin excavar, debido a que, al parecer, no existen los medios tecnológicos adecuados para hacerlo, entre otras cosas, porque las fuentes antiguas mencionan un inmenso lago de mercurio, elemento de gran toxicidad.

Cuando te acercas al complejo arqueológico, se puede observar un amplio valle de unos 60 kilómetros cuadrados, donde se aprecian unas colinas redondeadas que, sin embargo, no son formaciones naturales, sino que se trata de edificios del propio mausoleo, que ocupa todo el subsuelo del valle. Dicen que su tamaño es mayor que la Gran Pirámide de Egipto.

Los Guerreros de Terracota, que son una pequeña parte del Mausoleo, fueron descubiertos de forma casual en marzo de 1974, durante unas obras para el abastecimiento de agua, aunque en la zona ya se habían encontrado algunos restos a los que no se había dado demasiada importancia. En 1987 fueron declarados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

El ejército consiste en un conjunto de más de 8.000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real, que fueron enterrados cerca de la tumba del Emperador, en formación de batalla, en tres fosos de entre 4 y 8 metros de profundidad. Sobre estos fosos se construyó un gigantesco hangar  y actualmente es el llamado Museo de Guerreros y Caballos de Terracota.

XIAN (017)

XIAN (029)

El primer foso tiene una superficie de 200 metros por 60 y contiene más de 7.500 guerreros, algunos de ellos aún por desenterrar. Las figuras son a tamaño natural: miden 1,80 metros de altura y están equipados con armaduras fabricadas también con terracota. La vista general del conjunto es sobrecogedora. Parece un ejército fantasma que podría resucitar en cualquier momento

XIAN (018)
XIAN (031)
XIAN (033)
XIAN (039)
XIAN (037)

Sorprende el número de figuras, pero también el detalle de las mismas y, sobre todo, que cada ellas tiene rasgos y características diferentes: bigotes, peinados, jóvenes, viejos, rasgos de etnias diferentes. Las cabezas y las manos se moldeaban aparte y luego se añadían a los cuerpos. Los uniformes reflejan también los rangos militares a los que pertenecen. Cada soldado llevaba un arma: arcos, lanzas, espadas, etc.Tras la caída de la dinastía Qin, los campesinos saquearon la tumba y robaron estas armas. Por eso las manos parece que sujetan algo.

XIAN (034)

XIAN (036)

XIAN (025)

Las figuras eran de colores vivos y brillantes, pero este color se perdió a las pocas horas de exposición al aire, debido a la oxidación. Se está buscando una técnica que permita mantener los colores originales y debido a eso, por el momento, se ha pospuesto la excavación de nuevos guerreros. En esta foto se puede apreciar algunas figuras con restos de pigmento.

 XIAN (038)

La segunda fosa abierta al público contiene 69 figuras y es conocida como “la fosa de los generales”. Se cree que representa al estado mayor del ejército. También son visibles las figuras de cuatro caballos. La última fosa contiene unos 1.000 guerreros, muchos de ellos sin restaurar.

XIAN (044)

XIAN (043)

En 1980 se descubrieron dos carros de bronce pintados, a la mitad aproximada del tamaño real. Cada uno de estos carros está formado por más de 3.000 piezas y tenían incrustaciones de plata y oro. Los cuatro caballos de cada carro están guiados por un conductor imperial.

XIAN (014)

En una zona aparte, se exhiben en urnas de cristal varias figuras excepcionalmente conservadas y de las que se pueden apreciar de cerca todos los detalles de los rostros, del peinado (moños, trenzas, …) y de las armaduras.


XIAN (046) XIAN (047) XIAN (050) XIAN (051) XIAN (052) XIAN (053)

XIAN (054)

 

 

Sin embargo, en Xi’an hay muchas más visitas interesantes además de los guerreros de terracota. Destaca la majestuosa Torre del Tambor, situada en el centro de la ciudad, cerca del barrio musulmán.

XIAN (004)

La muralla que rodea la ciudad es la mejor conservada de todas las que defendían las ciudades de China.Tiene forma rectangular y una longitud aproximada de 14 kilómetros, que se pueden recorrer andando o en bicicleta, ya que el ancho es de unos 15 a 18 metros. Alrededor de toda la muralla se encuentran torres de vigilancia y diversas edificaciones defensivas.

XIAN (080)

XIAN (078)

XIAN (079)

Xi’an, además, se considera el extremo oriental de la Ruta de la seda. Allí viven aproximadamente 50.000 musulmanes, que están concentrados en el Barrio Musulmán, muy atractivo de visitar, sobre todo de noche. La calle está muy animada y llena de puestos de comida y no es un barrio peligroso. Los visitantes se pueden pasear tranquilamente entre los puestos de comida, de los que salen humaredas con distintos olores. Hay puestos de vendedores  donde se ofrece de todo: desde pájaros a marionetas. Es un barrio fascinante.

XIAN (011)

XIAN (008)

XIAN (102)

En el centro del barrio musulmán se encuentra la Gran Mezquita de Xi’an, rodeada de preciosos jardines. En su aspecto exterior se asemeja a cualquier templo chino con sus patios, pagodas y pabellones, pero luego se fusionan los elementos decorativos chinos con los árabes. Está dedicada al culto islámico y orientada hacia La Meca. Como cualquier mezquita, su parte más sagrada es el “mihrab”.


XIAN (104)

XIAN (108)

XIAN (110)

En el mismo barrio musulmán, además de poder hacer compras en los múltiples puestecillos, pudimos asistir a un espectáculo de las tradicionales marionetas chinas.
 
XIAN (083)

XIAN (087)

XIAN (089)XIAN (090)

Para terminar, también visitamos la impresionante Gran Pagoda de la Oca Salvaje, de siete pisos de altura.  Alrededor de la pagoda está situado el Templo de la Gracia Maternal (Da Ci’en).

XIAN (077)

XIAN (075)

XIAN (072)

XIAN (070) XIAN (071)

Como anécdota para concluir la visita a XI’an, quiero comentar que es la ciudad más caótica en el tráfico que he visitado jamás. Mis compañeros de viaje han visitado El Cairo y algunas ciudades de la India (lugares famosos por su caos circulatorio) y aseguran que no han visto nada igual. Como ejemplo, al llegar a Xi’an, circulábamos en un autobús por una avenida inmensa y más ancha que el Paseo de la Castellana de Madrid. El conductor decidió que quería cambiar de sentido y a pesar del tráfico y de circular por el carril del centro inició su maniobra sin inmutarse y bloqueando así los carriles de nuestro sentido y los del contrario. Al poco rato vimos un niño de unos seis años patinando entre los coches, en sentido contrario al de la circulación.

Cruzar por un semáforo en Xi’an es otra experiencia, porque nadie se para y el tráfico es continuo. Recuerdo que en una calle muy ancha y después de diez minutos de vacilaciones no nos quedó más remedio que pegarnos literalmente a unas mujeres para cruzar a la vez que ellas jugándonos el tipo.

Finalmente, he incluido dos vídeos sobre el barrio musulmán de Xi’an, que reflejan bastante bien el ambiente de esa parte de la ciudad. Son parecidos, pero el primero se centra más en los puestos de preparación de comidas y en el segundo salen imágenes de la Gran Mezquita.

Anuncios

2 pensamientos en “XI’AN (CHINA): Todo bajo el cielo (Matilde Asensi)

  1. Pilar muchas gracias. Que buenos ratos nos haces pasar. Había leído el libro, pero con tanta documentación lo he disfrutado un montón. Feliz semana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s