CHICHÉN ITZÁ: El testamento maya (Steve Alten)

Como gran apasionada de la arqueología, he decidido dedicar este asiento a uno de los sitios arqueológicos más fascinantes del mundo: Chichén Itzá, situado en la península del Yucatán en México. El libro escogido para recrearlo es El testamento maya de Steve Alten.

PORTADA EL TESTAMENTO MAYA

 

TITULO: El testamento maya

AUTOR: Steve Alten

EDITORIAL: Grijalbo

ISBN: 9788493467951

Nº DE PÁGINAS: 550.

 

Los motivos que me impulsaron a leer este libro fueron fundamentalmente dos: acababa de visitar Chichén Itza y además faltaba poco más de un año para que llegase el 21 de diciembre de 2012, fecha en la que según algunos, los mayas habían profetizado el fin del mundo.

El argumento en principio es prometedor: Mick Gabriel, el hijo de un famosos arqueólogo fallecido de un infarto durante una conferencia, es víctima de una conspiración por la que se le ha encerrado durante años en un hospital psiquiátrico. Basándose en los estudios de su padre, trata de informar sobre la terrible verdad que éste descubrió: el fin del mundo se producirá el 21 de diciembre de 2012, día en el que termina el calendario maya, pero nadie le cree. Con la ayuda Dominique Vázquez, una joven estudiante de psiquiatría, Mick logra escapar para tratar de salvar a la humanidad.

Se trata de una novela de acción, en la que se intercalan leyendas mayas, teorías científicas, enigmas históricos y una historia de amor, todo envuelto en una trama de ciencia ficción, que en principio podría resultar atractiva. Sin embargo, el conjunto es decepcionante, porque mezcla demasiados ingredientes que no tienen nada que ver, como el calendario maya, Stonehenge, las pirámides de Egipto, el templo de Angkor Wat o las pirámides de Teotihuacán.

Por todo ello, creo que se trata de una lectura de verano, de esas de hamaca o sillón de siesta, y el principal motivo por el que lo he incluido en el blog es por la exhaustiva descripción del sitio arqueológico de Chichén Itza, especialmente la pirámide de Kukulkán y el cenote sagrado. Por lo menos, sirve como introducción al mundo maya y hace que se avive nuestra curiosidad por esta fascinante civilización.

CHICHÉN ITZÁ

Chichén Itzá es uno de los principales sitios arqueológicos de la Península de Yucatán. Su nombre maya significaEn la boca del pozo de los Itzáes o brujos del agua”. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988 y en 2007 fue reconocida como una de “Las nuevas siete maravillas del mundo moderno”.

Los edificios principales que perduran pertenecen al periodo posclásico de la cultura maya, con clara influencia tolteca, ya que el dios que preside el lugar es Kukulcán, representación maya del dios tolteca Quetzalcóalt.

Como el sitio arqueológico está cerca de Cancún y de la Riviera Maya, habitualmente está atestado de turistas. Afortunadamente nuestro grupo venía de Mérida, que está a menos distancia, por lo que pudimos entrar a primera hora de la mañana y unas dos horas antes de la llegada de la masa de gente. Además, eso nos permitió explorar la zona antes de que el calor y la humedad nos impidieran disfrutar de la visita, a diferencia de lo que ocurrió en las ruinas de Uxmal, en las que el calor era sofocante.

Chichén Itzá es espectacular, pero como la vi a final del viaje y ya había visitado Teotihuacán, Monte Albán, Palenque y Uxmal, ya no me impresionó tanto como me habría sucedido si la hubiera visitado en primer lugar.

Lo primero que te encuentras al acceder a la gran explanada del sitio arqueológico es la enorme Pirámide de Kukulcán, llamada “El Castillo” por los conquistadores españoles. Es una pirámide de cuatro lados que culmina en un templo rectangular. Antes se podía subir a ella, pero creo que había accidentes y caídas, por lo que terminó prohibiéndose. Es una pena porque desde la cima se divisa todo el complejo. La ventaja es que logré sacar fotos sin turistas.

CHICHÉN-ITZÁ (045)

Al estar en el centro, la pirámide se divisa desde casi todas partes, y desde otros templos pude sacar fotos muy interesantes.

CHICHÉN-ITZÁ (070)

El otro lado de la pirámide no está tan bien conservado y había personas trabajando para restaurarla.

CHICHÉN-ITZÁ (092)

Los mayas tenían profundos conocimientos astronómicos, que aplicaron a la arquitectura del edificio, como se demuestra en el hecho de que cada lado de la pirámide tiene 91 escalones y hay uno más en el templo superior, lo que hace un total de 365 escalones, uno por día del año.

Lo más increíble de la pirámide y por lo que se habla de ella todos los años es la llamada “Bajada de Kukulcán”. Se trata de un juego de luces y sombras que se produce durante los equinocios de primavera y otoño. En la balaustrada de las escalinatas se proyecta una sombra, parecida a una serpiente, que va descendiendo poco a poco hasta que llega a unas colosales cabezas de serpientes emplumadas que hay en la base de la pirámide y que representan al dios Kukulcán. A medida que el sol se mueve, la sombra de la serpiente se desliza hacia abajo por un costado de la pirámide para fertilizar la tierra.

Cerca de la pirámide está el Gran Juego de Pelota, el más grande de Mesoamérica. En el se practicaba un deporte con connotaciones rituales, del que se desconocen las reglas de juego, pero que incluso podía terminar con sacrificios humanos. El ganador del juego era protegido y apoyado por los dioses, aunque en realidad no se sabe si se sacrificaba a los ganadores o a los perdedores. Los jugadores golpeaban la pelota con las caderas, codos y rodillas del lado derecho del cuerpo. El de Chichén Itzá mide 166 x 68 metros y tiene 12 metros de altura con aros de piedra para el juego e intrincados tallas de serpientes entrelazadas en las paredes.

CHICHÉN-ITZÁ (015)

CHICHÉN-ITZÁ (017)

 

Si seguimos avanzando en la visita encontramos el  Muro de las calaverasTzompantli. Se trata de una plataforma bastante grande decorada con calaveras talladas. La superficie de la plataforma superior fue perforada con agujeros, que probablemente sostenían en estacas los cráneos de víctimas de sacrificio y guerreros vencidos.

CHICHÉN-ITZÁ (025)

CHICHÉN-ITZÁ (026)

En las proximidades hay pequeñas construcciones muy interesantes, como la Plataforma de Venus y la Plataforma del Águila.

CHICHÉN-ITZÁ (040)

 

Pero no todo en Chichén Itzá es ver edificios. En la gran avenida que lleva hasta el cenote sagrado hay multitud de puestos para los turistas donde se venden recuerdos de todo tipo. A mí me gustaron los puestos de cerámica y no pude evitar comprar algunos platos decorados con flores y pimientos de alegres colores. Me hacían también gracia las coloridas calaveras, pero no comparto ese gusto de los mejicanos por representar a la muerte en los objetos cotidianos e incluso en los dulces caseros, así que finalmente no me animé.

CHICHÉN-ITZÁ (064)

Había también artesanos que labraban la madera con certeros golpes de machete. Todo un espectáculo verlos trabajar.

CHICHÉN-ITZÁ (093)

 

Tras las compras, llegamos al Cenote sagrado. La palabra cenote proviene del maya “dzonot”, que quiere decir caverna con agua. Debido a su composición geológica, el suelo de la península de Yucatán es una especie de esponja, que cuando llueve, absorbe toda la humedad. El agua que se filtra a través del suelo comienza a disolverse dando paso a cavernas que pueden estar parcial o totalmente inundadas, cuando una de esas cavernas colapsa debido a la erosión se forman los cenotes. Para los mayas, los cenotes eran considerados fuentes de vida, pero además eran una entrada hacia el inframundo y centro de comunión con los dioses.

En el de Chichén Itzá se realizaban ofrendas al dios Chaac, señor de las lluvias, que consistían en objetos valiosos y la tradición dice que también sacrificios humanos. Los arqueólogos han encontrado en el fondo del cenote muchos objetos de oro, jade y obsidiana, así como esqueletos.

CHICHÉN-ITZÁ (067)

Continuando la visita, el siguiente edificio importante es el Templo de los Guerreros y de las Mil Columnas. Se trata de una gran pirámide escalonada con una fila de columnas talladas al frente que representan a los ancestrales guerreros. En la parte superior de la pirámide, protegiendo la entrada del templo, se encuentra un Chaac Mool, figura recostada en la que se depositaban ofrendas. A un lado del templo está una amplia avenida llena de columnas, de ahí el nombre.

CHICHÉN-ITZÁ (051)

CHICHÉN-ITZÁ (052)CHICHÉN-ITZÁ (074)

CHICHÉN-ITZÁ (084)

Después de dejar atrás las columnas, se llega al Observatorio, conocido también como El Caracol. Se trata de una estructura de piedra redonda con un techo abovedado parcialmente en ruinas que originalmente tenía una forma cilíndrica. Debe su nombre a una columna interna que sube en espiral. En la parte superior de la torre se encuentran tres ventanas estrechas en la pared que dan de frente al cielo. La colocación de estas aberturas sugiere un estudio de los fenómenos astronómicos, en particular la puesta de sol del equinoccio y los extremos norte y sur con dirección a Venus, así como en dirección al sur magnético.

CHICHÉN-ITZÁ (099)

Finalmente, hay una zona cuyos edificios son anteriores a la llegada de los Itzaes. Las construcciones pertenecen al estilo maya clásico y son más parecidas a lo que habíamos visto en Palenque y en Uxmal. Entre ellos destacan la Casa de las Monjas, la Casa Colorada, el Templo de los Tableros Esculpidos y la Iglesia.

CHICHÉN-ITZÁ (105)

CHICHÉN-ITZÁ (107)

CHICHÉN-ITZÁ (111)

 CHICHÉN-ITZÁ (115)

Cenote Ik Kil

Después del calor y el cansancio tras la visita de Chichén Itzá lo más recomendable es visitar este maravilloso cenote, que se encuentra a sólo tres kilómetros de las ruinas. El lugar está perfectamente acondicionado para los visitantes y hay taquillas, vestuarios, duchas y alquiler de toallas.

Es un cenote semiabierto al cielo y con una profundidad de unos 60 metros. La experiencia es excepcional, porque además de ser un sitio increíblemente bello, es extraño bañarte en una cueva, sabiendo además que debajo de tí hay unos 40 metros de profundidad. En una de las paredes hay una pequeña plataforma, que sirve a los más intrépidos de trampolín.

Tras el baño, sales como nuevo, además de haber disfrutado de este bellísimo lugar.

CENOTE IK KIL (004)
CENOTE IK KIL (014)
CENOTE IK KIL (015)
CENOTE IK KIL (022)
CENOTE IK KIL (024)

Para terminar, he encontrado un video muy curioso donde un grupo de personas se tira desde la parte alta del cenote. En las imágenes se puede apreciar claramente la profundidad y la belleza del mismo.

Anuncios

8 pensamientos en “CHICHÉN ITZÁ: El testamento maya (Steve Alten)

    • Estimado José Luis: “El testamento maya” no es una novela muy buena, pero es entretenida y por lo menos te introduce en el apasionante mundo de los mayas. De Dan Brown he leído “El Código Da Vinci” y “Ángeles y Demonios”. La primera me pareció pésima y la segunda un poco mejor. La verdad es que ninguna de las tres se puede considerar una buena obra literaria. El motivo de escoger “El testamento maya” es que mi blog está dedicado a lugares concretos sobre los que se ha escrito algo y no encontré ninguna otra obra sobre Chichén Itzá.

      Me gusta

      • Gracias pilar. Sí, en efecto ninguna de las anteriores es una obra literaria, pero es un buen libro para tomar un café o pasar el tiempo mientras se está en espera de algo. Compré el libro la semana pasada y prometo comentarte mis impresiones pronto sobre esta obra acerca de Chichen Itzá. Saludos!

        Me gusta

  1. Me alegro de que el asiento os haya gustado. Sin embargo, sólo os recomiendo el libro si sois muy aficionados a la ciencia ficción.

    En cuanto a los que saltan al cenote, a mi me parece más locura que valentía. Eso sí, las imágenes son impresionantes.

    Carmen, me alegro de que el asiento te haya ayudado a recordar tan buenos momentos. Yo desde luego recuerdo la península del Yucatán como un auténtico paraíso. Me entraban ganas de dejarlo todo y quedarme allí a vivir.

    Me gusta

  2. Me estas haciendo revivir un viaje que hace 25 años hicimos dos matrimonios,todos mejicanos menos yo, y fue de lo que no se olvida, la península de Yucatán con todos los lugares maravillosos y zonas desiertas donde encontrabas playas solitarias y sin saber por donde aparecía un indito,que visto y no visto,sacaba un pescado del agua que podía ser una langosta y lo preparaba para comer.Aunque eso solo formaba parte de las sorpresas….La historia,el arte la antigüedad,todo maravilloso!!! Y de tu mano todavía mas. Gracias Pili por llevarme a Méjico!!!

    Me gusta

  3. De nuevo maravillosos recuerdos, Pilar. Aparte de la explicación tan detallada y bien explicada que haces, me han encantado los vídeos que has añadido. Genial poder ver la serpiente bajando la pirámide para fertilizar la tierra, algo imposible de ver salvo que coincidas uno de esos días del año. Y los saltos en el cenote de Ik Kil me ha impresionado. Ya me parecía una locura saltar desde la plataforma, así que ver a quienes saltan desde el mismo borde, a tan gran altura…buf….¡¡¡qué valientes¡¡¡

    Me gusta

  4. Que interesante me resulta todo lo que mandas. Que descripciones y que lenguaje tan rico. En las lecturas que recomiendas voy con retraso. Ahora estoy leyendo pasaje a Tahití. Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s