BOTSWANA: La Primera Agencia de Mujeres Detectives (Alexander MacCall Smith)

En este asiento volvemos al continente africano, concretamente a Botswana, y el libro que he escogido es La Primera Agencia de Mujeres Detectives de Alexander MacCall Smith.

 

PORTADA DE LA PRIMERA AGENCIA DE MUJERES DETECTIVES

 

TÍTULO: La Primera Agencia de Mujeres Detectives

AUTOR: Alexander MacCall Smith

EDITORIAL: Punto de Lectura

ISBN: 9788466321921

Nº DE PÁGINAS. 272.

No se trata propiamente de una novela de detectives. La protagonista, Mma Ramotswe vive en Gaborone, la capital de Botswana. Es una mujer de unos treinta años que sufrió malos tratos en un matrimonio de corta duración y perdió a su hijo recién nacido, pero que mantiene intacta su capacidad de amar, es alegre y rebosa ternura y sencillez. Aprovechando la herencia que le deja su padre decide abrir una agencia de detectives. Tiene el honor de ser la primera (y única) mujer detective de Botswana.

Mma Ramotswe carece de toda formación para ser detective, sólo se inspira en las novelas de Agatha Christie y en un manual sobre “Los principios de la investigación privada”, pero es una mujer inteligente, sensata y con un profundo conocimiento de las debilidades humanas. Gracias a su sentido común resuelve los casos que se le plantean: infidelidades conyugales, desapariciones de niños, pequeños hurtos, …

Es una novela bastante tierna y muy agradable de leer. Podría parecer un poco superficial y casi infantil, pero a través de cada una de las historias cotidianas, se pueden entrever aspectos más duros de la vida en Botswana, por ejemplo, los años que el padre de la protagonista tuvo que emigrar a Johannesburgo y cómo era su vida en las minas de diamantes, los malos tratos a las mujeres o la desaparición de niños para utilizarlos en prácticas de brujería.

Sin embargo, la imagen general que deja el libro sobre la vida en Botswana es positiva, sobre todo por el carácter pacífico y respetuoso de sus habitantes, cómo apoyan y ayudan a sus familiares, el respeto por la gente mayor, su afán por comprar ganado en cuanto tienen ahorros, …

Quizá uno de los aspectos que más me ha sorprendido es que refleja una sociedad bastante abierta en el tema de la igualdad de la mujer. Mma Ramotswe vive sola y tiene la suficiente iniciativa para hacerse empresaria en un negocio del que desconoce prácticamente todo. Además es respetada por sus vecinos y sus clientes.

Tampoco falta el sentido del humor. La protagonista es una mujer bastante entrada en carnes y según ella hay dos tipos de mujeres: las delgadas y las “de complexión tradicional”, como ellaMe parece una terminología genial.

 En conjunto es un libro que recomiendo sobre todo como lectura de verano y porque sirve de primer acercamiento a este maravilloso país africano.

 

BOTSWANA

Estuve en Botswana con tres amigos hace dos años, aprovechando nuestra estancia en Livingstone (Zambia), visitando las Cataratas Victoria, ya que Livingstone está a tan solo una hora en coche de la frontera con Botswana.

El puesto fronterizo entre Zambia y Botswana estaba formado por unos simples barracones y dentro de uno de ellos una pequeña oficina de aduanas con tres ventanillas. Allí hacían cola personas de todo tipo, principalmente lugareños que pasan casi a diario la frontera. Incluso recuerdo que había una mujer haciendo la cola y simultáneamente dando de mamar a su bebé al que sujetaba con una tela multicolor. Creo que los lugares donde mejor se puede conocer a la población local es en los mercados y en los puestos de fronteras.

Mientras terminaban con los trámites los demás, salí con una amiga de la caseta y allí un hombre con grandes aspavientos nos indicaba que teníamos que subirnos a una pequeña plataforma recubierta con un trapo mugriento y humedecido con un líquido proveniente de un pequeño depósito con un aspersor. Como no entendíamos lo que quería, no reaccionábamos y cada vez nos chillaba más. Al final, mi amiga se subió la plataforma pisando el trapo y el hombre se quedó tranquilo. Yo hice lo mismo para que no se enfadase conmigo, pero sin comprender lo que estábamos haciendo.

Cuando salió el guía de la caseta de aduanas nos explicó que era una medida de prevención, para evitar que entrase en Botswana el mal de las vacas locas. Así que lo que a nosotras nos parecía un trapo sucio y mojado era una medida profiláctica de seguridad nacional.

Después de los trámites aduaneros se llega a un punto donde el río Zambeze separa cuatro países: Zambia, Zimbabwe, Namibia y Botswana. No hay ningún puente para atravesarlo, porque los cuatro países no se ponen de acuerdo sobre el punto más conveniente para todos, así que hay que cruzarlo en barca. Los camiones tienen que hacer largas colas de espera para pasar en transbordadores. Me hacía gracia ver que algunos camioneros llevaban camisetas del Barça. Hasta allí llega la atracción por el fútbol europeo.

BOTSWANA (003)

BOTSWANA (013)

Botswana es un país bastante próspero comparado con sus vecinos. Los motivos son: la escasa población, la estabilidad política, las minas de diamantes y el turismo de lujo. Multimillonarios de todo el mundo acuden en avionetas privadas a lodges y reservas de alto nivel. Los lugares de mayor interés para visitar en Botswana son: el Desierto del Kalahari, el Delta del Okavango y el Parque Nacional de Chobe.

Nosotros visitamos el Parque Nacional de Chobe, un inmenso espacio protegido que rodea el río Chobe, afluente del Zambeze. Como era invierno y época seca, todos los animales se concentran alrededor del río para beber y es increíble la gran cantidad y variedad de fauna que se puede ver. El parque tiene una importante población de elefantes (se estima que actualmente hay 120.000).  Además hay grandes concentraciones de búfalos, hipopótamos, jirafas, impalas, cocodrilos y aves de todo tipo.

La mejor manera de visitar el parque es recorrer el río Chobe en barca. Tuvimos la suerte de ir en una pequeña barquita, así que nos acercaban muchísimo a los animales (demasiado me parecía a mí). Además, igual que me sucedió en Sudáfrica, cada vez que ves un animal te explican que es el más peligroso de todos y que no hay que confiarse, pero a continuación, te acercan a escasos metros del bicho. Lo raro es que no se produzcan accidentes con extranjeros.

Mi animal preferido es el elefante y he paseado montada en hembras asiáticas. Sin embargo, nada de esto te prepara para el espectáculo de ver un macho africano en libertad. Son enormes (algunos pueden llegar a medir cuatro metros) y tienen una fuerza increíble, de tal manera que derriban un árbol en segundos y casi sin esfuerzo. Como era época seca, se podían ver grandes zonas completamente devastadas por el paso de manadas de elefantes. Desde la barca podíamos observan a los elefantes desplazándose tranquilamente con sus crías.

BOTSWANA (234)

Otro animal que abunda muchísimo en el Chobe, y que sólo habíamos visto de lejos en el Zambeze, es el hipopótamo. A pesar de su apariencia graciosa y aparentemente “patosa” es un animal peligrosísimo. Las hembras son muy agresivas cuando te acercas a sus crías, como pudimos fácilmente comprobar al acercarnos a un grupo. Además, se desplazan caminando por el fondo del río y a gran velocidad, por lo que pueden aparecer en el momento más inesperado y volcar la barca. En tierra también son bastante rápidos y pueden correr a casi cuarenta kilómetros por hora.

BOTSWANA (276)

Mientras nos alejábamos de los hipopótamos porque empezaban a agitarse y pendientes de hacerles fotos se nos ocurre mirar a nuestra espalda y teníamos dos enormes cocodrilos. Os incluyo una foto para que podáis comprobar que estaban realmente muy cerca (la foto es real y no está trucada).

El guía nos tranquilizó, porque los cocodrilos son peligrosos y muy ágiles en el agua, pero no tanto en tierra. De todos modos, son animales que impresionan por su aspecto prehistórico y su envergadura.

BOTSWANA (214)

También pudimos acercarnos bastante a varias manadas de búfalos mientras pastaban tranquilamente, ver a jabalíes en la orilla y disfrutar de la gran cantidad de aves que pueblan el parque.

La visita en todo terreno también es interesante, pero como era la estación seca, el paisaje es muy árido y todo es de color pajizo. Debido a eso, los animales se camuflan perfectamente. No es raro estar al lado de una jirafa y no darte cuenta que está ahí hasta que el guía te lo indica. Lo mismo pasa con los leones, que se mimetizan perfectamente con la tierra y los escasos matorrales secos.

Tuvimos la inmensa suerte de cruzarnos en nuestro camino con una manada de elefantes formada por unos treinta animales, en perfecta formación, acercándose hacia nosotros. Aguantamos quietos en el coche hasta que nos olieron y decidieron cambiar de rumbo, pero hubo momentos un poco tensos.

Finalmente, cuando estábamos a punto de abandonar el parque pudimos ver uno de los animales más difíciles de encontrar: una hiena durmiendo.

He preparado una presentación con algunas fotografías tomadas en ese viaje.  Espero que os gusten y las disfrutéis.

 

También incluyo un video que he encontrado en YouTube y que me ha gustado mucho.

 

 

Anuncios