VALENCIA: Arroz y tartana (Vicente Blasco Ibañez)

Hace tiempo que quería dedicar un asiento a la luminosa y atractiva ciudad de Valencia y para ello he acudido a Vicente Blasco Ibañez, el escritor español que mejor ha recreado su ambiente y descrito a sus habitantes. La novela escogida es Arroz y tartana.

PORTADA ARROZ Y TARTANA

TITULO: Arroz y tartana

AUTOR: Vicente Blasco Ibañez

EDITORIAL: Alianza Editorial

Nº DE PÁGINAS: 336

ISBN: 9788420633503

Se trata de la primera de las novelas costumbristas que Vicente Blasco Ibañez dedicó al tema valenciano. Se publicó en 1894 y, a pesar de haber transcurrido 120 años, sigue reflejando las grandezas y miserias del pueblo valenciano y tiene algunos aspectos de plena actualidad.

La expresión “arroz y tartana” es parte de una antigua copla que sirve para ironizar y criticar a los que viven por encima de sus posibilidades y aparentan una riqueza que no tienen. La expresión completa es: “arròs i tartana, casaca a la moda, i rode la bola a la valenciana” (arroz y coche -de caballos-, vestido a la moda y que siga girando el mundo al estilo valenciano).

La protagonista, Doña Manuela, es una mujer que vive sólo pendiente de las apariencias. Después de enviudar en dos ocasiones, pasa el día despilfarrando el capital que heredó y tratando de casar bien a sus hijas. Toda su vida discurre en torno a comilonas, fiestas, bailes y festejos, a pesar de las críticas de su hermano, que le advierte del riesgo que corre de acabar en la indigencia. Pero doña Manuela no hace caso de esas advertencias y es capaz de todo, incluso de comprometer su honor, con tal de mantener su tren de vida.

Pero la auténtica protagonista de la novela es la ciudad de Valencia. Las descripciones son un poco largas para el gusto actual y ralentizan la historia, pero en conjunto son excelentes. Los valencianos viven en la calle, volcados en grandes espectáculos. Toda la novela se basa en las festividades de la ciudad. Desde la opulenta celebración de la Navidad, pasando por los carnavales, las procesiones del Corpus Christi con sus famosas “rocas” o las Fallas, entre otras, sin olvidar las corridas de toros. Especialmente recomendable es la descripción que se hace en el capítulo primero del Mercado de Valencia en plena Navidad.

El ambiente que impregna la novela es de ostentación, lujo y despilfarro y curiosamente se parece mucho al que ha vivido la Comunidad Valenciana estos últimos años. El libro también es una crítica a algunos sectores de la burguesía que buscan el dinero fácil para derrocharlo. Son los primeros años del auge de la Bolsa y la euforia se extiende entre algunos comerciantes que desprecian el esfuerzo del trabajo y que buscan enriquecerse rápidamente. Este ansia se contagia a otras personas de escasa cultura que confían en banqueros sin escrúpulos para que especulen en Bolsa con sus ahorros de toda la vida. Es increíble lo que se parecen algunas situaciones descritas en la novela a otras actuales como el escándalo de Afinsa o el más reciente de las participaciones preferentes. 

Por todo ello, me ha parecido que la historia es de rabiosa actualidad y que las situaciones se repiten, sin que las personas aprendan de los errores del pasado.

VALENCIA

Valencia es el tercer municipio por población de España, después de Madrid y Barcelona. Es una ciudad importante, que combina su historia y tradiciones con la modernidad. Está situada a orillas del río Turia, en la costa levantina. A unos diez kilómetros al sur de la ciudad se encuentra la Albufera de Valencia, que es uno de los lagos más grandes de España, con gran cantidad de hectáreas dedicadas al cultivo del arroz. También está cerca la famosa Huerta de Valencia, dedicada al cultivo de frutas y hortalizas.

Dadas sus buenas comunicaciones (sobre todo ahora con un AVE que tarda desde Madrid menos de dos horas), es una ciudad a la que he ido en innumerables ocasiones, especialmente por motivos de trabajo, por lo que la conozco bastante bien. Tiene un clima mediterráneo que hace que los inviernos sean suaves, aunque es calurosa en verano.

El casco histórico de Valencia es muy bonito y tiene gran número de iglesias y monumentos. En la Plaza de la Reina está la Catedral de Valencia, con su emblemático campanario, de estilo gótico valenciano, conocido como “El Miguelete”.

VALENCIA. PLAZA DE LA REINA. CATEDRAL DE VALENCIA. EL MIGUELETE

VALENCIA (59)

Desde lo alto del Miguelete, se divisa una estupenda vista de toda la ciudad, pudiéndose ver a lo lejos el Puerto de Valencia y la Ciudad de las Artes.

VALENCIA (27)

También se puede ver la planta de la Catedral

VALENCIA (25)

… o la torre de la Iglesia de Santa Catalina y la Plaza Redonda.

VALENCIA (31)

La Torre debe su nombre a la enorme campana llamada el Miguelete”.

VALENCIA (24)

En el interior de la catedral lo que más me gustan son las pinturas de la bóveda del altar mayor, que representan a unos ángeles tocando instrumentos musicales.

VALENCIA (109)

Al margen de su belleza, la catedral es mundialmente conocida porque alberga un Cáliz que muchos identifican con el Santo Grial, es decir, la copa que usó José de Arimatea para recoger la sangre y el agua emanadas de la herida abierta por la lanza del centurión en el costado de Cristo. Normalmente está expuesta en la Capilla del Sánto Cáliz, pero tuve la suerte de ver cómo la sacan de su vitrina en el Oficio de Jueves Santo. Está compuesto de una copa de calcedonia (piedra semipreciosa) con unas asas añadidas posteriormente.

VALENCIA (113)

Cerca de la Plaza de la Reina está la recogida y coqueta Plaza Redonda, con sus tiendas de cerámica y bordados, pero no pude hacer fotos, porque estaban con obras de remodelación.

En todas las ciudades me gusta visitar los mercados, porque son un reflejo de las costumbres y la vida de sus habitantes. En el caso del Mercado Central de Valencia esta visita es imprescindible. Supongo que ha variado mucho desde que lo describió Blasco Ibañez porque han pasado 120 años, pero es un disfrute pasear entre los puestos de pescado, fruta o flores, bajo su inmensa cúpula.


VALENCIA (82)

  VALENCIA (81)
VALENCIA (70)
VALENCIA (66)

VALENCIA (68)

Pero el edificio que más me gusta del casco antiguo es la Lonja de la Seda, obra maestra del gótico civil valenciano y declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996. Está situada en la Plaza del Mercado, justo enfrente del Mercado Central de Valencia y de la Iglesia de los Santos Juanes. 

VALENCIA (105)

VALENCIA (95)VALENCIA (89)
VALENCIA (93)

VALENCIA (90)

VALENCIA (100) VALENCIA (102)

VALENCIA (103)

Otro de los edificios que me encantan del casco viejo de Valencia es el precioso Palacio del Marqués de Dos Aguas, que alberga el Museo Nacional de Cerámica y de las Artes Suntuarias González Martí. En su interior podemos ver carrozas del siglo XVIII y los salones decimonónicos con su decoración original y una importante colección de piezas de cerámica desde la antigüedad a los más modernos diseños, entre ellos, algunos de Picasso. 

VALENCIA (243)

VALENCIA (48)

VALENCIA (52) VALENCIA (55)

VALENCIA (40)

Pero Valencia es además una ciudad moderna que sufrió una amplia renovación urbanística con la construcción de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Se trata de un gran complejo cultural y de entretenimiento, recomendado para todas las edades, pero especialmente para los niños. Fue diseñada por el arquitecto Santiago Calatrava y se ha convertido en un icono de la modernidad de Valencia. La verdad es que los edificios son espectaculares y de gran belleza arquitectónica.

VALENCIA (137)

El edificio con forma de ojo en primer plano es L’Hemisfèric. Contiene una sala de proyecciones de cine IMAX, planetario y láser. Detrás se ve el Palacio de las Artes Reina Sofia, dedicado a la música y a las artes escénicas. Las películas del cine IMAX son impresionantes, aunque hay momentos en que te mareas un poco. La primera vez que fui vi una sobre la estación espacial internacional y la última vez una sobre el Nilo con unas imágenes tan impactantes que parecía que sobrevolabas el río en avioneta.

El edificio más espectacular es el Museo de las Ciencias Principe Felipe. Tiene una forma parecida a un esqueleto de dinosaurio y es un enorme museo interactivo de ciencia. Uno de los experimentos que hace las delicias de grandes y pequeños es una incubadora de huevos donde continuamente están naciendo pollitos.

Museo Ciencias (Valencia)

VALENCIA (142)

VALENCIA (143)

L’Umbracle es un paseo ajardinado con especies vegetales autóctonas de la Comunidad Valenciana (jara, romero, lavanda, madreselva, buganvilla, palmeras,…) cubierto por arcos flotantes desde donde se puede ver todo el complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Alberga en su interior El Paseo de las Esculturas, una galería de arte al aire libre con esculturas de autores contemporáneos.

VALENCIA (139)

Como colofón, está el Oceanográfico, que es el más grande de toda Europa. La primera vez que lo visité fue cuando se inauguró en 2003 y el espectáculo de delfines no era muy bueno, porque todavía no estaban suficientemente entrenados, pero en la actualidad está muy bien. Recomendación: no se os ocurra visitarlo un Viernes Santo por la mañana, como hice yo la última vez que fui, porque es el peor día del año por la grandísima afluencia de público. Algunos de los tubos del acuario resultaban claustrofóbicos, porque había tanta gente que no te podías mover. Eché de menos la cinta mecánica que tiene el acuario de Barcelona, que evita que la gente se pare. El resto del año no está tan lleno y es una visita muy interesante.

VALENCIA (164)

VALENCIA (163)

VALENCIA (170)

VALENCIA (172)
Finalmente, no hay que olvidar que Valencia es una ciudad con playa. Aunque no está tan integrada como en otras ciudades como Barcelona, San Sebastián o La Coruña, lo cierto es que los valencianos pueden disfrutar a 15 minutos del centro de las playas de Las Arenas, la Malvarrosa y El Cabañal. También pueden disfrutar de los restaurantes con terraza donde se sirven arroces y pescados excelentes.

VALENCIA (145)

VALENCIA (148)

He seleccionado dos videos sobre los puntos turísticos más emblemáticos de Valencia. El primero es una guía turística de la ciudad y el segundo es una carta que escribe un extranjero a su madre contándole lo que hace en la ciudad. La carta está en inglés, pero de todos modos, las imágenes reflejan bien cómo es la ciudad. También habla de las comidas típicas como la “paella”  y la horchata.

Finalmente, no podemos olvidarnos de las Fallas.  Es la fiesta que ha hecho famosa internacionalmente a Valencia y que atrae todos los años a miles de visitantes. He escogido un video que refleja muy bien el ambiente de las calles durante esos días y que además coincide con algunas de las descripciones que hace Blasco Ibañez en Arroz y tartana sobre las fiestas y celebraciones de los valencianos.

Anuncios